Ventajas y desventajas de los mezcladores por lotes

Cuando planteamos el mezclado como un proceso industrial, podemos elegir entre un mezclado continuo o un mezclador por lotes. Los métodos son perfectamente eficientes si se usan cuando y como es debido. Por eso, vamos a ver las ventajas y desventajas de un mezclador por lotes.

Ventajas de un mezclador por lotes

Una ventaja muy útil es que es una forma de mezclado muy precisa en lo que se refiere a la calidad. La principal razón de ello es que podemos controlar la cantidad exacta de materias primas que usamos en el mezclados porque la añadimos antes de que empiece el proceso. Además, esto nos ofrece la opción de rectificar, ya que si se añade más material del necesario, como el proceso no ha comenzado, se podría retirar.

Otra ventaja es que tiene unos costes de instalación y operativos más bajos cuando necesitamos una producción pequeña o media, si lo comparamos con el mezclado continuo que sería apto para volúmenes más altos. A nivel industrial, el control de costes es un factor esencial.

Además la mayor flexibilidad en cuanto a la cantidad a producir y el mezclado en sí, hacen que la producción sea más cómoda. En general, los mezcladores por lotes son fáciles de limpiar cuando hay que cambiar los productos, lo que hace de estas herramientas la solución perfecta para muchos productores.

Sin embargo, también debemos considerar sus desventajas.

Desventajas de un mezclador por lotes

Si hablamos de grandes cantidades, los mezcladores por lotes son menos óptimos y hacen que tengamos que invertir más tiempo en ellos. La principal razón es que debemos añadir el material antes de que comience el proceso de producción y si necesitamos grandes cantidades, tendremos que repetir esta acción muchas veces. Es decir, los mezcladores por lotes son intensivos en trabajo. Requieren que alguien esté pendiente de ellos para añadir las cantidades, lo que además es un trabajo muy pesado y cansado para los trabajadores.

Para resumirlo todo, las principales ventajas se encuentran cuando las necesidades de producción son pequeñas o medianas porque la máquinas nos ofrece versatilidad. En ese caso, los costes y labores de limpieza serían menores, haciéndola mucho más eficiente. Sin embargo, para grandes cantidades, el mezclador continuo es mucho más eficiente, ya que no requiere que los trabajadores estén tan pendientes.

Para más información visite cmcmilling.com.mx

Sharing is caring!

shares